viernes, 23 de noviembre de 2018

Por qué no debes ir a ver 33 El musical




Ayer pude ver el Musical 33, un impresionante montaje dirigido por el sacerdote diocesano Toño Casado. Técnicamente impecable, un guion muy bueno (la historia lo merece), los actores casi todos bien, buenas voces y mejor música. Vamos, un éxito asegurado, mi enhorabuena a los productores.

La obra viene avalada por la Archidiócesis de Madrid, Alfa y Omega y varios digitales católicos. Ha firmado convenios con entidades educativas y asociaciones católicas, es decir, parece que es una obra muy recomendada.

No creo que todos estos apoyos de la Iglesia hubiesen sido posibles si hubiesen podido ver la obra tal y como se representa, y poco a poco iremos viendo críticas en esta dirección. Repito que la obra es en general buena, pero tiene errores que la convierten en algo no apto para católicos, y es una pena, porque el tratamiento de Cristo desligado de la Iglesia es un imposible.

A veces es una escena de una película estupenda, otras veces es una frase en un libro, una situación o un gesto, es decir, una nimiedad se carga toda la obra y –sin dejar de ser una obra de calidad por ello- pasa a estar en la categoría de «obra no recomendable». Me refiero, por ejemplo, a una escena “para adultos” en una película familiar, a una falta de guion en una superproducción o una filosofía barata en boca de un personaje de novela.

Pues bien. 33 el Musical tiene algunas ideas que la hacen ser de este tipo: «obra no recomendable» y esto es indignante, porque por muy poco podría haber sido impecable.

Vayamos a los tres errores que he detectado:

El primer error es que cierra la puerta conscientemente a toda interpretación de la vida de Jesús de Nazaret que no sea la que se propone. Estoy de acuerdo, y es buena idea, presentar a un Jesús actual, capaz de decir algo en la sociedad de hoy, basado en el amor, pero eso no debe ser estorbo a la idea de un Jesús histórico, que es siempre actual. El Jesús histórico no es el que vivió hace dos mil años, es el que vivió, murió y resucitó y ha acompañado a la humanidad desde hace dos mil años, en sus errores y en sus aciertos, puliendo desde dentro de cada persona y por extensión a toda una civilización y al resto de los seres humanos. Sin Él no tendríamos todos los logros éticos, estéticos y políticos de la civilización y no se habrían exportado a todo el planeta.

Este error se muestra en la escena que representa un programa de televisión del «canal 33», una parodia del típico programa chabacano de nuestra televisión, donde aparecen ridiculizadas las distintas formas de entender a Jesús. El autor no tiene la modestia de colocar su idea de Jesús entre las que selecciona: el Jesús revolucionario-marxista, el Jesús de la teología católica, el Jesús de la nueva era y el Jesús de una puritana compiten en un breve espacio de tiempo interrumpiéndose y cantando a la vez. Este error es puro relativismo, pues se colocan al mismo nivel las distintas formas de entender la figura de Cristo, las verdaderas y las falsas. No se puede comparar a las ideas descarriadas de Jesús con la idea de la teología, encarnada por un sacerdote con sotana, que dice que es la segunda persona de la Trinidad y que tiene dos naturalezas. Está claro que el Jesús moderno que nos muestra la obra no sería pensable sin ese aparato racional de la teología, por el cual conocemos todo lo que sabemos de Él, sin mencionar que esos conceptos aparecen ya en los Hechos de los Apóstoles. Es inconcebible poner al mismo nivel, ni como broma, 2000 años de trabajo intelectual guiado por el Espíritu Santo con la apresurada utilización de la figura de Jesús por el marxismo o con las estupideces de la nueva era.

El segundo error es que pretende confundir a los sacerdotes judíos que condenaron a Jesús con el clero actual e histórico jugando con el vestuario: no llevan barbas de judíos, ni los característicos peiot, en su lugar usan una especie de hábito negro, con toques rojos que recuerda a la vestimenta de los cardenales; la capa con capucha parece la de un monje benedictino, y dentro tienen algo parecido a una estola roja, que con los guantes largos, también rojos y la postura deliberada de las manos forman una cruz sobre el pecho. Es cierto que como manipulación está bien lograda, porque en realidad no hay cruz, ni sotana, ni hábito conventual, lo que hay es una imagen clara de que se trata del clero católico. Por si alguien tuviese una duda, una pequeña duda de que el autor se refiere a toda la jerarquía católica el Sumo Sacerdote aparece en un momento bailando un tango y con acento argentino como el Papa Francisco. Y cantan siempre con acordes parecidos al gregoriano repitiendo las acusaciones contra Jesús, como si fuese la Iglesia de Cristo la que condena al Jesús molón de un evangelio inventado, porque el Jesús real no tenía como misión acabar con el clero, ni con los preceptos, ni con la religión. Una cosa es denunciar al que no cumple con Dios, sea este religioso o no, sacerdote o no, y otra muy distinta querer abolir toda forma de religión, precepto y dogma. Al contrario, Cristo crea la Iglesia de manera explícita (Mt. 16, 13-20), es decir, no interpretable y dice también bien claro que no viene a abolir la Ley, sino a cumplirla (Mt. 5, 17; Mt. 7,12; Rom. 3,31). Sí, trataba con prostitutas y pecadores, pero siempre terminaba con la invitación a dejar de pecar (Jn. 8,11; Jn. 5,14.Mc. 2,5)

El tercer gran error de la obra es pretende identificar el gran fracaso de Cristo, como le muestran los demonios en el Huerto de los Olivos, es crear la Iglesia, construir catedrales “tal altas como la torre de Babel”. En primer lugar Cristo no fracasó, creó una Iglesia que pese a ser atacada constantemente es la institución más longeva que ha conocido el hombre, simplemente porque por muchos musicales que se inventen, "Las fuerzas del infierno no prevalecerán sobre ella" (Mt 16:18).

En segundo lugar, yo creo que las catedrales son un gran logro del arte y que la Iglesia ha dado al mundo una forma elevada de entender el hecho humano. No se pueden entender los grandes progresos de Occidente, en cualquiera de sus manifestaciones éticas, estéticas o políticas sin la obra de la Iglesia. Así que de fracaso nada, gracias a la Iglesia de Cristo millones de personas son y mejoradas a lo largo de la historia. 



Es una pena, pues para afirmar un Jesús actual, con el lenguaje del amor como base de toda una doctrina, desarrollada durante siglos por los pensadores cristianos, no era necesario ridiculizar o denunciar a todos esos sacerdotes y teólogos que viven por Cristo y guardan los preceptos y las normas que el mismo Cristo instituyó, es una falta de caridad grandísima y por tanto cae en lo que pretende criticar.

Pero, en fin, la Iglesia es la única institución que históricamente se ataca a sí misma casi como fuente de crecimiento.  Nunca he entendido esa afición de algunos católicos por tirar piedras contra el propio tejado. ¿No se podía haber dicho lo mismo sin atacar a la verdad? ¿Es necesario de verdad mostrar lo peor de la Iglesia para hablar de un Jesús actual, que tiene algo que decir al mundo de hoy? ¿No pueden convivir en la misma Iglesia visiones distintas de un mismo hecho o es cuestión de buenos y malos?

Yo creo que sí, que lo verdaderamente católico es aceptar a todos los que sinceramente se proponen cada día seguir a Cristo, con sus peculiaridades y sus maneras, sus errores y fracasos, pero fieles a la Verdad. Por ejemplo, el misionero que se empeña en afirmar que es una forma de entender el amor del cristiano es irse a trabajar a África hace bien, pero cuando reprocha al resto que no lo hagan hace mal. El que cumple con todas las actividades de parroquia hace bien, pero si critica a los que no van hace mal, etc., etc. Es decir, ser cristiano es tener una perspectiva sobre la vida y el hombre basada en Cristo y no una verdad absoluta que excluye a todas las demás y las ataca con la razón, la burla o el insulto.

No es relativismo relativizar las posturas que muestran al cristianismo como preceptos, como amor, como teología, todas pueden y deben convivir, porque en lo esencial están en la misma onda. Pero sí es relativismo mostrar al mismo nivel la verdad que el engaño, la buena y la mala fe. El cristiano no se debe meter con el cristiano, debe colaborar, ayudar al otro y no dejarse llevar por la soberbia dogmática que hace ver que la forma particular de vida de una persona, un grupo o una época es la única verdadera.

Algún día comprenderemos los misterios de la naturaleza y la naturaleza humana, uno de ellos es comprender al clero que se avergüenza de serlo.

41 comentarios:

  1. Gracias por su excelente y luminoso analisis. Sin haber visto el espectáculo que cuenta con un sorprendente y gigantesco apoyo mediatico y economico, llama la atención entre los mensajes subliminares: las escenas que parecen sugerir homosexualidad, que para el publico infantil, sin duda son lo mas recomendable para aceptar las nuevas normas de ideología de genero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, no se si alguien en tu vida te ha dicho antes que prejuzgar sin conocer no está bien, pero es lo que estás haciendo. ¿Cómo puedes decir semejantes barbaridades de algo que no has visto? No conoces la obra, no conoces al autor, no conoces la finalidad de la misma y sin embargo acusas de que apoya veladamente la homosexualidad, la ideología de genero... Eres todo un ejemplo de cristiana. Si eres el resultado de la Iglesia tradicional, ahora entiendo por qué razón la gente huye. Lo del amor al prójimo ya veo que no va contigo.

      Eliminar
    2. No existe "la Iglesia tradicional", existe la Iglesia, sin adjetivos

      Eliminar
    3. Efectivamente hay una ambiguedad que juega con la supuesta homosexualidad del apóstol juan. Y le falta el final apoteósico digno del hecho clave de nuestra fe. La Resurreccion.
      Aun así. Hay que ver este musical. Yo he ido y voy a volver.

      Eliminar
    4. De ambigüedad nada, dice que "es un poco maricón", pero eso puede ser una broma... por cierto la presentación de los apóstoles es muy buena.

      Eliminar
  2. No he visto la obra ni pienso ir a verla, pero intuyo que respira aires vaticanistas, comprensible por otro lado con la Conferencia Episcopal que tenemos
    Una pena

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tan detallada crítica. Me ahorro un dinero y un disgusto. Había visto algunas letras y me chirriaban pero quería tener más opiniones bien estructuradas.

    ResponderEliminar
  4. Hola, lo de
    Por si alguien tuviese una duda, una pequeña duda de que el autor se refiere a toda la jerarquía católica el Sumo Sacerdote aparece en un momento bailando un tango y con acento argentino como el Papa Francisco.

    Resulta que el musical se compuso mucho, muchísimo antes de que bergoglio fuera Papa, y esa canción ya era un tango, y quién iba a pensar que íbamos a tener un papá argentino, a ver si el compositor va a ser profeta.... Y además el actor no pone acento, es que es argentino.


    Lo demás son discusiones teológicas... Pero tiene el visto bueno de muchos teólogos y muchos sacerdotes y de nuestro cardenal. Tal vez queramos ser más papistas que el papa.. No sé.

    Animo a verlo y a dejarse emocionar por el mensaje del evangelio... El de Jesús, más allá de todo lo demás. Pegas siempre le podemos poner a todo, y sobre todo a las obras de arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que lo que vieron los obispos no contenía estos errores. Creo que la obra es buena, ya lo digo, lo que me molesta es ese ataque a buenos católicos que a mi juicio está fuera de lugar ¿Es que no se puede proponer sin destruir?

      Eliminar
    2. El día que yo estuve viendo el musical estaba también allí el obispo emérito de Ciudad Real, don Antonio Algora. Al salir, sólo tenía palabras buenas hacia lo visto

      Eliminar
    3. Don Antonio Algora, buen hombre, mejor sacerdote y pésimo obispo, tiene una teología insuficiente para captar las barbaridades que señala el artículo.

      Eliminar
  5. Gracias Javier.
    “Bonum ex integra causa; malum ex quocumque defectu”
    Me ahorro sufrir viéndolo

    ResponderEliminar
  6. Yo lo he visto y lo recomiendo enormemente. Al igual que alguien que ha opinado antes que yo, me quedo con la esperanza y alegría que se consigue transmitir (que no es otro que el mensaje de Jesús) y con el acierto de lanzar un musical sobre la vida de Jesús en los tiempos que corren. Es de agradecer y de apoyar, al menos en mi opinión.

    ResponderEliminar
  7. "la Iglesia es la única institución que históricamente se ataca a sí misma casi como fuente de crecimiento."

    Gracias por dotarnos a todos los católicos de un "arma de doble filo" con la cual toda la argumentación que has expuesto hace aguas.

    Dar una imagen del clero como un colectivo estricto según esta disertación es claramente reprobable, pero cuando se trata de un sacerdote que se sale de la norma, y hace una crítica desde dentro, es mejor demonizarlo.

    Qué rabia me da que quieras defender una iglesia unida, sin buenos ni malos, pero que después ofrezcas motivos para no apoyar la obra que, desde hace muchos años, Toño ha creado con todo su cariño, para difundir un mensaje que el cree importante.

    Para poder dialogar con gente que no comparte el mismo credo que los cristianos, es necesario escuchar para después llegar a una conclusión entre ambos. Por eso es útil escuchar las respuestas que dan en el figurado programa de TV (que responde a la pregunta que hoy Jesús nos sigue dirigiendo, tal como dijo Benedicto XVI en la JMJ de madrid), que se complementan con una canción monologada de Jesús llamada "respuestas"

    Por otra parte, cierto es que Jesús no quiso acabar con el clero, pero sus disputas con los fariseos, sepulcros blanqueados, eran mas que habituales, cuando éstos buscaban hacerle caer en error dentro de la ley de Moisés. Cierto es que jesus no toca ni una coma de la ley judia, solo la lleva a su plenitud, pero el enfoque que da jesus de la ley judia también podremos decir que es completamente al que daban los sumos sacerdotes y fariseos. En nuestra iglesia actual seguimos padeciendo el problema del clericalismo, problema contra el que verdaderamente carga el musical, y contra el que clama nuestro Papa Francisco, aunque las quejas caen demasiado en oídos sordos.

    Por último, en honor a la verdad de la que te has erigido adalid, diré que la cita que traes de la canción "Getsemani" no es de tal canción, sino de la canción que habla de los mercaderes en el templo. La canción Getsemani habla de "guerras santas en tu nombre, por tu causa mataran, fundaran cientos de iglesias divididas entre si, catedrales de discordia, cristos de oro y de rubi".

    Y, en lenguaje coloquial, hasta nuestro obispo de Roma define el via Crucis como la "historia del fracaso de Dios" (lo dice al explicar que en el bolsillo lleva siempre un via Crucis y un rosario). Cierto es que Cristo vence a la muerte, y triunfa sobre ella, pero para llegar al triunfo primero tuvo que dejarse vencer por la muerte (porque Cristo antes de resucitar, murió, por si se nos escapaba ese pequeño detalle). Sin la perspectiva de su muerte, sepultura y bajada a los infiernos (hechos que confirmamos creer en el credo) no se podría entender el verdadero triunfo de Cristo sobre la muerte.

    Verdaderamente espero, por la coherencia que se desprende de tu mensaje, que no seas de esos cristianos que intentan "no dejarse llevar por la soberbia dogmática que hace ver que la forma particular de vida de una persona, un grupo o una época es la única verdadera", y que puedas intentar no verter dogma para vencer un supuesto dogma opuesto, promulgado por quien deduces que se avergüenza de pertenecer al clero.

    Saludos, paz y bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no demonizo a Toño, ni siquiera a la obra, simplemente digo que si no hubiese caído en la tentación de atacar a otras sensibilidades de la Iglesia que para nada tienen que ver con los fariseos, por ejemplo, los que defienden que Jesús es la segunda persona de la Trinidad, sería estupenda, porque es buena técnicamente.

      Siento que te dé rabia, pero la unidad no está reñida con la denuncia de lo que está mal. A mi me da rabia que lo que hubiese podido estar bien esté mal. Digas lo que digas está mal poner en ridículo a miles de católicos que -sin renunciar al Jesús del Amor- siguen la Ley y creen en los dogmas. Es muy sencillo. La obra no denuncia solo la hipocresía, denuncia también a gente de buena fe que están en la Iglesia que fundó Cristo, da la impresión que lo que propuso Jesús es una no-iglesia, no-norma, no-dogma... solo amor, paz y verdura. Pero esto no es así.

      Eliminar
    2. Bueno, siempre tendrá usted tiempo de ayudar a Toño a escribir la versión "avanzada" de 33, porque este musical está claramente dirigido a aquellas personas que o bien no lo conocen o bien han abandonado la Iglesia por las razones que sean. Por desgracia estamos hablando del 62% de los españoles, a los que la versión tradicional parece que no les atrae, con las consecuencias que tiene ello en nuestra sociedad.
      Creo que un ejercicio autocrítico nos viene bien a todos. La pregunta es ¿tenemos la suficiente empatía para saber que es lo que piensa dicha gente? ¿sabemos que es lo que critican de la Iglesia y lo que les aleja de ella? ¿no será mejor volver al mensaje original de la palabra y eliminar del mismo todo lo superfluo?. Pues creo que este musical acierta en todas las preguntas que hago. Tendrá aspectos mejorables, sin duda alguna, es un instrumento muy eficaz de evangelización en los tiempos que vivimos. Del enfoque tradicional vale para algunos, pero no para los que ya no están, y ellos también tienen derecho a ser salvados ¿no es asi?

      Eliminar
    3. De acuerdo, para acercar a la gente a la Iglesia es correcto volver al mensaje evangélico, pero el verdadero, no un evangelio adulterado que dice que la Iglesia es un invento del diablo, que es lo que se dice en la obra. Jesús fundó una Iglesia, la Iglesia católica que como todas las instituciones tiene sus fallos, pero en conjunto es una gran obra. Es falso eso de que la única Iglesia es el amor. Con eso atraes ¿hacia qué?

      Eliminar
  8. Querido Javier. Tú crees que en este año 2019 las personas que vean el musical u oigan hablar de él, entenderán algo directa o indirectamente sobre las dos naturalezas de Cristo y lo que es la dogmática? De verdad crees que es un asunto medular? No ayudaría más a Dios y a tus hermanos y hermanas desorientados en el s XXI, que les animaras a dedicar dos horas de su vida a mirar a Jesús en un espectáculo en el que algunos se han dejado media vida? Con sus aciertos y sus límites, como los tuyos y los míos. Da luz y esperanza y no apagues el pávilo vacilante. Bendiciones, y mucha confianza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, estoy de acuerdo, justo por eso escribí esto, porque me parece que se podía decir lo mismo sin atacar a los católicos.

      Eliminar
  9. Yo invitaría a todo el mundo a ir a ver este musical y dejarse conmover y tocar por el encuentro (o reencuentro) con Dios
    A modo de anotación Toño Casado es sacerdote diocesano

    ResponderEliminar
  10. La vi el sábado y no veo que niegue en ningún momento ninguna de las aseveraciones de nuestro Credo... Lo que veo es que molesta que las palabras que Jesús mismo utiliza en el Evangelio para criticar una manera de entender la religión no pueda servirnos hoy en día para reflexionar sobre nuestra manera de seguir el mensaje de Jesús... Leamos nuevamente la Bienaventuranzas y Mateo 25... Y por cierto es apta, muy apta para católicos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No niega nada, no es cuestión teológica, lo que expongo es solo mofa, burla de la Iglesia Católica. Mateo 25,33: "Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda". Eso.

      Eliminar
    2. Jajajaja... Yo no he visto ni mofa, ni burla ninguna de la Iglesia Católica... Y allí eramos mayoría y aplaudimos rabiosamente... De Mateo 25 te quedas con el final, no con el como se diferenciarán esas oveja y cabritos... Me diste de comer de beber, me vestiste, visitaste en la carcel... si hiciste eso por Cristo en cada uno de tus hermanos serás oveja, si ignoras a Cristo en el prójimo serás cabrito... La medida de todo esto es el amor... Algo que 33 también deja claro... La verdad es que no sé qué os molesta en él... Hay mas burla y mofa cuando no nos ocupamos de Cristo en el hermano... Un saludo.

      Eliminar
  11. Qué alegría debemos estar dando a quienes ven en la Iglesia un grupo de gente que ni se creen lo que dicen creer. Un grupo de gente que se pelea entre ellos porque todos luchan por seguir teniendo la razón aunque los motivos profundos de la discusión no les interesen prácticamente a nadie. Es simplemente penoso que este artículo y esta discusión se conviertan en una de las primeras entradas que ofrece google al buscar información sobre 33 el musical... qué pena, de verdad, aunque entiendo que el autor del artículo esté encantado con tanto éxito.

    He visto el musical y me voy a ahorrar mi opinión porque creo que por hoy he leído más que suficientes. El mérito de Toño es sobresaliente. Conozco muy pocas iniciativas que simplemente se acerquen a lo que ha conseguido Toño para seguir gritando al mundo que el mensaje de Jesucristo es actual, que tiene muchas cosas que decir al mundo de hoy y que dos mil años después el mensaje de Jesús puede seguir llenando el corazón del hombre.

    Lo más triste de todo es seguir encontrando personas que pretenden adoctrinar en el sentido más rancio de la palabra. Por favor, simplemente el título del artículo del Sr. Javier Borrego causa escalofríos,"Por qué no debes ir a ver 33 El musical". Decir lo que tienen que hacer y lo que no el resto de católicos significa que hay gente cómodamente instalada en la falta de formación y de criterio de los cristianos. Creo que lo mejor es que cada uno vaya o no, opine o no pero necesitamos tratarnos como iguales, como personas que respetamos las decisiones de los demás porque la opinión de nadie vale más que las de los demás si nos creemos que hay un Dios que es padre de todos y que a todos nos trata como iguales.

    Sinceramente si crees que el mensaje de un Jesús actual, desenfadado, humano, bromista, humano... puede decirte algo creo que debes investigar en la web, en youtube, aprenderte alguna canción y disfrutar del musical. En cambio si prefieres un Jesús adaptado y filtrado a esquemas tradicionales encantado con la discusión teológica creo que lo mejor es que hagas caso al Sr Borrego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, 1º yo no he creado ninguna polémica, con todo el respeto he dicho lo que mucha gente ve al ver la obra y la mayoría se calla, porque hay miedo a disentir con tantas críticas positivas, la tibieza parece estar de moda. 2º ¿Por qué te causa escalofríos que yo recomiende no ir y otros recomienden ir? ¿Cuál es el problema? ¿Es que todos tenemos que pensar lo mismo? ¿O tenemos que tragarnos esa "pimienta" que nos introducen "con un poco de azúcar"? 3º Lo único que he pretendido con este artículo es poner de manifiesto los ataques a la Iglesia que hay en la obra, creo que es una broma de mal gusto atacar al que se siente ofendido por algo. 4º Digo que no debes ir a ver la obra porque hay algunas escenas en ella que son muy poco cristianas y pueden confundir a algunos, sobre todo a los niños, y si nadie avisa puede que nos encontremos con la sorpresa. Ya que los pastores, no hacen su trabajo, alguien tiene que decirlo. Porque no es cuestión de teología presentar a un Jesús que no quiere fundar una Iglesia ("la única Iglesia es el amor") o a un apóstol homosexual ("y un poco maricón"), o a unos fariseos vestidos de cardenales. 5º En ningún momento me he metido con Toño o con la calidad de la obra, simplemente creo que es una manipulación de la persona de Cristo e ignoro -y no juzgo- las razones por las que se cuela este mensaje es una obra que podía haber sido memorable y de gran ayuda.

      Eliminar
  12. He leído todos los comentarios, y me sorprenden que haya algunos anónimos o con nombre oculto, sin identidad.

    ResponderEliminar
  13. Me pregunto Sr. Borrego si usted ha visto de verdad la obra o escribe de oído... Veamos lo que canta San Juan "Mas estoy ya cansado,

    que siempre me han pintado

    como si fuera un poco mari... ¡perdón!"...
    Yo creo que es muy diferente a su crítica-fakenews... Por eso dudo... A no ser que no se haya enterado al final y haya oído lo que usted quería oír... Dice estar cansado de la imagen que la imaginería le ha obsequiado... Y creo que con razón, no... Es decir todo lo contrario de lo que usted dice... Toda una historia del arte de la iglesia que le presenta con rasgos afeminados... En fin... Lo que hay que leer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que tiene razón, oí solo lo de un poco maricón, pero en todo caso eso no lo puse en la crítica porque lo considero menor... en todo caso una broma innecesaria, que suma.

      Eliminar
  14. Pluralidad de opiniones es lo que debe prevalecer siempre. No me parece una obra que deba ser no recomendada. Más bien todo lo contrario. La figura de Jesús, como alguien universal y necesario en la vida de los hombres, debe llegar incluso a los más escépticos. Quizás, esta manera distinta de presentar el mensaje de amor verdadero que Jesús trascendía, llegue a los que nunca han recalado en su persona. Ojalá

    ResponderEliminar
  15. He visto a mis alumnos jivenes y adolescentes vibrar con la figura de Jesús presentada con su estilo y lenguaje. Pocas veces sucede que estos chicos y chicas se emicionen con Jesus. Con opiniones como las que defiende usted, viendo un ataque hacia el Papa porque se canta un tango, no sé logra que la sociedad conozca el mensaje. Todo lo contrario.Ver en las vestimentas negras y rojas a los sacerdotes y cardenales es, en mi opinión, enfermizo. Creo que usted ha visto lo que queria ver. Me encanta la visión que da el musical de un Jesus cercano. Sigo creyendo que Jesus sigue con los pobres, perseguidos, incomprendidos. Me parece injusto que diga usted que no es recomendable para católicos. Creo que la involución que usted representa no conviene a una Iglesia repudiada por la ciudadanía. Ver a mis alumnos emocionados con Jesus me basta. Volveré a ver el 33 y lo seguiré recomendando. Por favor, escuchemos los signos de los tiempos y escuchemos más a Francisco y al Evangelio. Muchos cristianos siguen sin creer que Jesus fue hombre también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien, cada uno ve lo que puede ver, no lo que quiere.

      A ver los signos de los tiempos es precisamente a lo que me dedico.

      Eliminar
  16. Has hablado con el autor ¿?

    No todos los cristianos somos iguales, ni sentimos igual, no lo que tú piensas sobre lo que el autor crees que piensa es la verdad.

    Si el Musical fuese así, que no lo es, tú artículo sería tan malo y dañino para la Iglesia como El Musical como poco, sólo siembras división.

    Te pierdes en algo cuando lo fundamental es anunciar a Cristo, y este musical lo hace.

    Lo he visto dos veces, soy católico practicante y he hablado tres veces con el autor.

    NO JUZGUÉIS Y NO SERÉIS JUZGADOS. Sabes tú más que la Iglesia que lo aprueba y lo alaba ¿? Sabes cuánto obispos fueron al estreno y salieron igual de contentos que Osoro ¿? Sabes cuántos han repetido y han ido después ¿? Por cierto, estuve en el estreno.

    Deja de hacer daño así a la Iglesia, aunque siempre la peor persecución es la de dentro. Seguro que estás cabreado pq te sientes aludido en tu clericalismo. Por cierto.. el Papa no comulga con el clericalismo y ha sido muy claro a este respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denuncio ataques deliberados a las otras formas de entender la Iglesia. Ridiculizar otras sensibilidades no es muy cristiano que digamos. Lo propio es que estos ataques no se den y entonces lo recomendaría.

      No juzguéis... pero no dice no penséis. No todo es igual. Si veo algo que no está bien lo digo y punto. Y lo que está bien también.

      Si te fijas digo que el musical es estupendo, excepto en cuatro cosas que en mi opinión podían haberse ahorrado.

      Eliminar
    2. No, lo que dices en letras grandes es por qué no debes ir a verlo.

      No veo dónde se ridiculiza, no has entendido el mensaje y estás haciendo suposiciones de lo que quiere decir el autor, habla con él, es accesible y muy buena gente.

      Aquí estás haciendo daño y eso muy cristiano no es. Te escudas en pensamiento, en honor a la verdad dilo, en honor a la prudencia rectifica.

      Rectificar es de sabios. Ya te han dado suficientes argumentos para cambiar este dañino post sin fundamento real salvo su juicio de valor sobre un supuesto incorrecto.

      Eliminar
    3. Sólo con tú título contradices a la Iglesia que dice que es bueno para fieles y gente alejada.

      Creo que si no rectificas tú ánimo es hacer daño por lo que algo oscuro escondes que no cuentas.

      Eliminar
    4. La Iglesia no se ha pronunciado, solo algunos obispos, que en esto tienen la misma autoridad que cualquiera.

      No quiero hacer daño, pero me temo que el padre Casado sí. No me ataques, si crees que algo está mal en mi artículo dime por qué.

      ¿Es tan difícil de entender que haya opiniones diferentes?

      Eliminar
  17. ESTE MUSICAL ES ALTAMENTE RECOMENDABLE. Todo lo demás son invenciones, suposiciones y ganas de hacer daño.

    Mire quién está detrás de sus palabras y de sus sentencias, la humildad puede ser mejor instrumento para luchar con quién le susurra al oído.

    ResponderEliminar
  18. Señor Borrego, ha cogido usted el rábano por las hojas con una pulcritud y una ortodoxia estupendas.

    Por suerte, el 99,9% de los asistentes no estamos tan dotados como usted para descubrir las heterodoxias ocultas y los ataques del maligno.

    Conclusión: ese 99,9% disfrutamos de un excelente musical que nos habla del hermoso mensaje de Jesús, cosa que no es demasiado frecuente en la actualidad. Yo tengo que dar la enhorabuena a Toño Casado y todo el equipo. Dios quiera que haya muchos otros ejemplos por esta y otras vías.

    La ortodoxia extrema es como la ortodoncia perfecta: no existe y nadie queda satisfecho con su mordida. Y, entre tanto, sin comer.

    Por no hablar de como InfoVaticana titula este mismo artículo... "No apto para católicos"

    Ya digo que para mí, con una razonable formación cristiana, incluido grado universitario, es una obra MUY RECOMENDABLE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría para manejar la estadística, ni más ni menos que el 99,9% ¿Hiciste una encuesta? Pero no se trata de ortodoxia o heterodoxia, se trata de ataques deliberados a un sector de la Iglesia, que el padre Casado llama "pimienta".
      Estoy de acuerdo en el último párrafo: "con una razonable formación cristiana, incluido grado universitario, es una obra MUY RECOMENDABLE"
      El problema es que se presenta para atraer a un público sin formación, que se llevan la idea de que Cristo ha sido traicionado por sacerdotes y obispos (excluyendo a Toño y a Osoro, claro), que son los fariseos de hoy según el autor.

      Eliminar
  19. Enhorabuena Javier por la crítica, me parece muy acertada. Yo la sensación con la me quedé al salir del musical fue muy parecida, una obra de una calidad estupenda que "porque por muy poco podría haber sido impecable". Comparto sus reflexiones y me parece una pena que el musical se metiera en esos temas de forma completamente innecesaria, sin los cuales la obra sería pracprácticamente perfecta.
    No comparto sin embargo la no recomendación, creo que la obra tiene más cosas positivas que negativas, y que explicando previa o posteriormente estos temas, puede hacer mucho bien.

    ResponderEliminar